9 de marzo de 2012

LOQUILLO: "SU NOMBRE ERA EL DE TODAS LAS MUJERES"

tapa del disco
La poesía de Luis Alberto de Cuenca reinterpretada por LOQUILLO (al final el video del tema "Political incorrectness")
“Su nombre era el de todas las mujeres” es el álbum inmediatamente posterior a “Balmoral”, reconocida obra de madurez y décimo mejor disco de la historia del rock español para los lectores de Rolling Stone. Es el primero que Loquillo graba tras cumplir 50 años, una edad tradicionalmente vedada para el rock español y que el cantante de Barcelona ha demostrado encarar en plenitud vocal, personal y creativa.
Es el tercer disco de Loquillo grabado a partir de la adaptación de poemas ajenos. Los dos primeros, “La vida por delante” (1994) y “Con elegancia” (1998) estaban dedicados a..
diferentes autores, pero en este ha preferido repasar la carrera de un poeta tan controvertido y, al tiempo, cercano como él mismo, Luis Alberto de Cuenca.
Aunque el tono de muchas de sus canciones deriva hacia la nostalgia, Loquillo ha afrontado el proyecto como una de sus obras más personales y arriesgadas. Desde luego, no ha sentido nostalgia de sí mismo, no es un nuevo capítulo o coda en su carrera, pese a estar emparentado, por temática, con dos de sus mejores obras, y por sonido, con su último y ya legendario trabajo: “Su nombre era el de todas las mujeres” es el inicio de una nueva etapa en su trayectoria y quizá en la manera en la que el rock en español ha entendido y se ha enfrentado a muchas cosas.
Loquillo y Luis Alberto de Cuenca coinciden en haber hecho algunas cosas –fuera de su carrera artística– que no le han gustado a todo el mundo. También coinciden en que las realizaron porque pensaban que era lo que tenían que hacer y decir. Sin embargo, este disco, sus canciones y sus letras destacan por destilar una indignación, una pasión y una incorrección pura y deliberadamente sentimental. La identificación del cantante con las letras del poeta, es de absoluta interiorización, lo que es fácil que a su vez le suceda a quien lo escuche.
Me gusta esa rabia que acaba por surgir en “La malcasada”, la tristeza tan elegante de “Cuando vivías en la Castellana”, la desesperanza cenital de “El encuentro”… Me gusta escuchar a Loquillo gritando por una chica, de una manera “esperpéntica y absurda que se parecía a la vida”… como dice uno de los versos.

texto extraido de  http://www.loquillo.com


Otras publicaciones..

LO MÁS VISITADO EN LOS ÚLTIMOS 30 DÍAS

GOOGLE ANALYTICS